jueves, 26 de febrero de 2009

GUILLEMETTE BABIN

La Esposa del Demonio

Guilleumette Babin, acusada y condenada por brujería, confiesa durante su proceso cómo se convirtió en la favorita del Señor de la Noche.La Curiosa Confesión de Guilleumette Babin. Al recibir la llamada de mi Señor y Dueño, la piel me comenzó a arder; aunque se volvió más blanca que la leche. Él me había hablado anunciando que me esperaba, y me dirigió éstas palabras:

Mendiga ayer, hoy reinarás. Juguete de los hombres, serás la amada de Satán.

Nadie como tú conocerá el placer y gemirás con espanto al amar,recibiendo en vuestra alma el poder de destruir.

Inmediatamente, arranqué todas mis ropas hasta quedar totalmente desnuda. Tomé el bálsamo que mi Señor me había otorgado y unté mi cuerpo con él. Después cerré mis ojos, y me dispuse a esperar la caricia de un rayo de luna.

A los pocos minutos, cuando la luz cayó sobre mí, mi cuerpo se elevó y partió velozmente por la ventana. Llegué a las nubes en un instante y seguí cabalgando, viendo cómo otras hermanas acudían al Sabat, procedentes de todos los rincones de la región.

Ellas gritaban saludándome, porque en mi frente reconocían la señal de ser la favorita de Satán. Y yo respondía con carcajadas, agradeciendo la dulce envidia que sentían, enorgulleciéndome de saber que la fiesta era en mi honor.
x
Mi cuerpo descendió en un claro del bosque, dónde ya se habían reunido siete veces siete brujas y trece magos. Satán no estaba aún presente, y su altar estaba cubierto sólo por la piel de un macho cabrío negro. Me reuní con todos, agradeciendo con sonrisas la cortesía con que me acogían, por ser la Elegida de nuestro Señor y Amo.
x
Pocos minutos después llegaron todas las Hermanas. El gran Mago se adelantó entonces hacia el centro del altar y me hizo señas de que me adelantase. Tenía en las manos un gallo negro, con cresta roja, que se agitaba pero sin mover las alas.
x
Me tendí sobre el frío altar y el Mago alzó el gallo sobre mi cuerpo. Luego, mientras él entonaba las letanías satánicas, que todos coreaban con devoción, degolló al gallo y dejó que la sangre cayese por mis pechos, derramándose sobre mi vientre y mis caderas.
x
Entonces se oyó un tronar muy profundo y todos guardaron respetuoso silencio. El Gran Mago anunció:_ ¡El Señor acude a la cita! ¡El invencible viene a nosotros!Un coro de voces acompañó las palabras del Mago. Todos los que allí estaban avanzaron brincando hacia el altar, para pasar sus manos por mi cuerpo y mojarlas en la sangre en que estaba bañada. Después comenzaron a besarse entre ellos. El Gran Mago se inclinó sobre mí y murmuró:_ Ha llegado para ti el gran momento. Ésta es vuestra hora. ¿Estáis dispuesta a ser poseída por vuestro Dueño?
x
Apenas hube respondido que sí cuando a mis ojos se apareció el propio Satán. Sus ojos brillaban como tizones del infierno, y el vello que lo cubría era negro como la noche. Su aliento era ardiente y abrasó mi boca cuando me besó. Luego mis labios se cerraron y de mi garganta brotó un grito terrible. Mi Señor me estaba poseyendo.Sentía cómo las escamas de su sexo eran suaves y a la vez lacerantes. Pero no gritaba de dolor, sino por el supremo placer que sentía. Mi cuerpo se hundió en la dicha. Primero fue un estremecimiento de frío. Luego el calor me inundó. Ya era la esclava de Satán.
x
Mi Amo había tomado violenta posesión de mí. Ya le pertenecía por completo. Me había penetrado bruscamente, produciendo el dolor de mil desgarramientos internos, pero a la vez me llenaba colmando todo vacío, no dejando lugar más que para su presencia. Aullaba, se retorcía, lanzaba alaridos; y yo le hacía eco. Todos mis deseos se sumergían en aquel éxtasis de satisfacción y placer.
x
Cuando él me dejó, la calma volvió a mí poco a poco. Estaba extenuada y me sentía herida , pero a la vez orgullosa de haber sido gozada por El Señor del Abismo.
x
El rugir de las olas que me habían sepultado dejó paso a un rumor, que aún sonaba lejano, pero que iba haciéndose más intenso a medida que me recobraba.
x
El Gran Mago vino hacia mí y me tomó de las manos, ayudándome a ponerme de pie; y me dijo:_Contempla ahora a los que son ya vuestros ciervos. Saben que eres Su esposa, y te reconocerán como su Reina.
x
Miré a mi alrededor y vi que todos, brujos y brujas, estaban abrazados, enlazados, revolcándose por el suelo. Se unían en las formas más insólitas y prohibidas. Unas brujas copulaban entre ellas, siendo al mismo tiempo sodomizadas por los brujos. Dos de éstos se unían como perros, besados a un tiempo por las Hermanas más viejas y desdentadas, que aullaban para que alguien las poseyese.
x
El Mago lanzó un rugido que dominó a toda la fiesta, todos los ruidos y gemidos se apagaron , las gargantas quedaron mudas, nadie osó moverse, cuando él habló:_ Satán, nuestro Padre, acaba de darnos una Reina. ¡Venid y adoradle!Recitando las letanías se pusieron en fila y vinieron a mí, uno tras otro. Los brujos primero, las Hermanas después. Todos se arrodillaron para colocar las palmas de sus manos en mi cintura y besar luego el Altar donde se había consumado la infernal cópula.Docenas de ávidas lenguas me rindieron el homenaje que me debían cómo a su Reina. Y yo, sintiéndome la Elegida, experimenté la gran sensación de aquel privilegio que vuestras torturas y hogueras jamás podrán quitarme. Era la Reina del Sabat.
x
Después, brujos y brujas se alejaron y partieron hacia las nubes, abandonando el claro del bosque. El Gran Mago me rindió una última pleitesía y me acompañó por los aires. Cabalgamos sobre la Noche hasta regresar a mi casa. Llegué cuando las luces del amanecer comenzaban a insinuarse en el cielo, apenas entré por la ventana, caí al suelo, desvanecida.

5 Comentarios:

ARLES dijo...

muy buena historia...

saludos

ARLES dijo...

muy buena historia

Toxicmen dijo...

woo... la historia ha estado muy buena... me ha gustado... xD

te invito a leer mis historias en http://notas-del-silencio.blogspot.com/

leirbaG dijo...

Yo lo hice con ella y le gustó... tragué su sangre luego de abrir bruscamente su entrepierna; también me hice daño y nuestra sangre se juntó en su cuerpo para eternizar ese momento. Llegó la mañana, y se fué como cualquier ángel de la muerte...

lorena dijo...

me ha encantado. De donde lo has sacado? me gustaria mucho saberlo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...