sábado, 10 de enero de 2009

LA CRUCIFICCIÓN Y EL DIABLO

En los archivos del Santo Oficio se conserva una extraña leyenda en torno a una pintura sobre la crucifixión de Jesús. Acaso podría argumentarse que la iglesia siempre a urdido misterios en relación a sus reliquias; pero en este caso, el carácter de la obra es más bien ambiguo, ya que por un lado se trataría de la versión más fiel de la Pasión de Jesucristo, lo que la convierte en uno de los tesoros más enormes de la Cristiandad, pero por otro lado se encuentra el autor de la obra, nada menos que Satán.

La historia se hace pública a través de Montague Summers (1880-1948), sacerdote católico y autor de la famosa "The History of Witchcraft and Demonology".

Un joven de la siempre misteriosa Praga, amante de los excesos y las pasiones más aberrantes, consume sus horas en vanos intentos de alcanzar la maestría en el arte pictórico. Las noches se hacían amaneceres sin reflejar en el lienzo ninguno de los fantasmas que su alma veía con diáfana claridad, pero que la falta de talento impedía trasformar en arte.

Sumido en oscuros pensamientos y con un corazón inclinado a la más abyecta impiedad, el joven resuelve encomendarse a la tutela del Señor de los Infiernos, y durante largas y tortuosas semanas dirige su mórbida voluntad en hacerse digno de convocar a Satanás.

En una sombría tarde de noviembre el Diablo escucha a su ferviente devoto, y el pacto es firmado.

Acaso lo más curioso es el pedido que el joven realiza a cambio de su alma. El mito del pacto satánico es de amplia difusión a través de la edad media, e inmortalizado por las plumas más lúcidas de Europa. Casi siempre las dádivas que Satán ofrece a sus amados réprobos consisten en bienes materiales, venganza, y en gran medida, el amor de una indiferente dama; pero en nuestra historia el pedido es distinto; tal vez el único de ésta naturaleza.

El joven aceptó brindar su alma al eterno tormento, pero antes le preguntó a Satán si había estado presente en el momento del Calvario. El demonio respondió afirmativamente.

El pacto se selló, con alguna reticencia por parte del Maligno, o al menos así lo comenta Summers, ya que lo que el joven quería era una pintura, dibujada por la mano del ángel caído, que representase fielmente el momento de la Crucifixión.

No sabemos si el demonio se sorprendió.

Se dice que la pintura fue hecha en dos horas. Cuando finalmente le fue entregada al joven, este se estremeció al contemplar las huellas de la Pasión. El cuerpo mutilado y sangrante de Jesús estaba inmóvil en la cruz, y sin embargo unos ojos vivos y ardientes parecían resplandecer iluminando el cuarto. Arrebatado por la sublime visión, el joven cayó de rodillas e imploró clemencia. Extasiado y temeroso clamó a Dios por el perdón de su alma.

l arrepentido nigromante, para ganar la absolución por una culpa tan atroz, se confesó ante un párroco que la historia ha olvidado, y fue obligado a recurrir ante el Cardenal Penitenciario, y la pintura fue puesta en las prudentes manos del Santo Oficio.

Más adelante se cuenta que el príncipe Barberini obtuvo el permiso para que se hiciera una copia exacta de la pintura. Verdadera o no, la copia fué expuesta al público en la iglesia Santa María de la Concezione.

Del cuadro no se conoce ni su ubicación ni su autenticidad.

La leyenda vela sus misterios a los curiosos y a los profanos. Siendo poseedor de éstas dos cualidades, lamento no poder contemplar el fruto de tan extraño artista.

3 Comentarios:

El Roger dijo...

Que buen Blog, felicidades esta super interesante, sigue así.

Resistencia y Unida

Anónimo dijo...

Muy buena información en verdad tambien te felicito... continue asi Sr. Vampiro muy buenas lunas para usted.

* † _ Isis _ † * dijo...

Te pasaste .. no habia encontrado nada asi, en serio ..
sigue publicando

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...