viernes, 7 de noviembre de 2008

CAPITULO VII :: SOLEDAD

: No creo en las definiciones. Siento que ningún término puede abarcarme, que ninguna palabra puede reflejar los lóbregos sótanos y los radiantes salones que habitan en mi corazón.

: Soy mucho más que la suma de mis talentos y carencias, y ciertamente, soy más que la acumulación de mis inclinaciones, aún de las más nobles.

: Supongo que llegará el momento en el que deba dar cuenta de mis días; en el que deba, humilde y apesadumbrado, arrodillarme ante los pies del Único, y explicar con palabras los hechos que han justificado mi paso por este mundo.

: La alfombra del tiempo se extiende ante de mis ojos, y en mi mente persiste un recuerdo: sé que llovía, de eso estoy seguro, sé que las cortinas se agitaban; que el campo oscuro se extendía frente a mi ventana, más como una ilusión de los sentidos que como una realidad. Era de noche, tarde, y yo estaba, naturalmente, Solo.

: Le explicaría al Único que mi vida se justifica sólo con aquella noche, que el escenario del mundo, con todos sus días y pequeñas costumbres, es menos real para mí que aquella noche contemplando los rayos a través de mi ventana.

: Que se borren todos los detalles del libro de mi vida, que se ignoren todos los llantos y todas las miserables y efímeras victorias: Que sobreviva aquella noche, sola, eterna. Que Dios sepa cómo he usado su creación, que conozca el motivo por el que mi vida valió la pena, que descubra con terror que no fueron los verdes campos ni las altas montañas las que justificaron mi existencia.

: Que sepa que fue un poema lo que me convirtió en un digno peregrino de este triste mundo.

: Yo soy aquella Noche, soy Lluvia, soy aquel chico tendido en su rústico lecho, soy las lágrimas de alegría que bañaban sus mejillas al saber que existe Belleza en la Soledad; soy el suspiro detrás de cada verso, soy la Oscuridad que todo lo envolvía, soy el epílogo necesario para un diálogo entre un fantasma, y otro que está condenado a serlo.

Sé que Edgard Allan Poe no pensaba en mí cuando escribió Alone, pero sé que ya entonces, en la Mente de Dios, brillaba la imagen de un chico tendido en el lecho, bañando el poema con sinceras lágrimas.

:Acaso sea ese el único justificativo de mi existencia..?

Alone :: Edgar Allan Poe.

Desde el tiempo de mi infancia no he sidocomo otros eran, no he vistocomo otros veían, no pude traermis pasiones de una simple primavera.De la misma fuente no he tomadomi pesar, no podría despertarmi corazón al júbilo con el mismo tono;Y todo lo que amé, lo amé Solo.Entonces -en mi infancia- en el albade la vida más tempestuosa, se sacóde cada profundidad de lo bueno y lo maloel misterio que todavía me ata:Del torrente, o la fuente,Del risco rojo de la montaña,Del sol que giraba a mi alrededoren su otoño teñido de oro,Del rayo en el cielocuando pasaba volando cerca de mí,Del trueno y la tormenta,Y la nube que tomó la forma(Cuando el resto del Cielo era azul)De un demonio ante mi vista.

From childhood’s hour I have not beenAs others were; I have not seenAs others saw; I could not bringMy passions from a common spring.From the same source I have not takenMy sorrow; I could not awakenMy heart to joy at the same tone;And all I loved, I loved alone.Then- in my childhood, in the dawnOf a most stormy life- was drawnFrom every depth of good and illThe mystery which binds me still:From the torrent, or the fountain,From the red cliff of the mountain,From the sun that round me rolledIn its autumn tint of gold,From the lightning in the skyAs it passed me flying by,From the thunder and the storm,And the cloud that took the form(When the rest of Heaven was blue)Of a demon in my view.

4 Comentarios:

Princesse Sadique dijo...

maravilloso blog!




gracias por la información y el espacio tan vital de los que algunos tenemos necesidad como es la oscuridad...



Salut!

Rosa dijo...

quien escribio eseto tan maravilloso gracias ya veo que no soy la unica y me siento un poco mejor.

Anónimo dijo...

Sinceramente gracias. Todo lo que escribes es realmente interesante; apasiona, embruja, magnetiza. Da igual como lo exprese, es un sentir especial, no hacen falta florituras para describirlo.
No conozco mucho de la cultura gótica (aunque cada vez voy por más ^^), pero sí del sentimiento. La soledad es, sin duda, la palabra que calificaría impregnada de BELLEZA. Con su definición más amplia y perfecta.
Besotes, paz y alegría, vampiro ;)

Utopía

Anónimo dijo...

Te voy leyendo desde el capitulo I me sorprende, me emociona y me conmueve tu forma de escribir, sigue asi y gracias por plasmar belleza a mis ojos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...